Entrada destacada

#ProyectoAcércate,Briseida: La historia en papel.

La espera ha terminado. El final y el libro completo ya están disponibles en Amazon, no os entretengo, os dejo los enlaces a ...

miércoles, 28 de diciembre de 2016

REENCUENTRO.



8.-TODO LO QUE HEMOS PERDIDO

Cuando estuvo de frente a ella, sin mediar palabra la abrazó y con sus manos le acarició la cara. Dos gruesos lagrimones le corrían por los pómulos. Se los secó y se acercó hasta apoyar su frente con la de ella. Le invadió un sentimiento de placidez, de comodidad como cuando uno regresaba a casa después de un día duro y cansado.



—Jon, no quiero que te vayas —dijo ella con los ojos cerrados.
—No me voy, estoy aquí.
—Estoy cansada, es demasiado el esfuerzo el que hago cada vez que estoy contigo.

Jon se separó de ella unos centímetros y la miró preguntándole:

—¿A qué te refieres, Ane? No comprendo. Recuerdo que me dijiste algo de rostros que veías y voces que te llamaban pero no entiendo lo que está ocurriendo aquí.
—Jon, sé que estoy en la cama de un hospital, quieta, con los ojos cerrados, rodeada de cables y tubos. Ha sido la tercera vez que me he visto. Ocurre cuando oigo voces que me llaman pero no les entiendo nada. Luego apareces tú y entonces, comprendo que es lo que que quiero en ese momento, —hizo una pausa y cogiéndole ella de la manos de él añadió— porque pienso que estoy muerta y eres lo que me quiero llevar de la vida.
—¿Eres un espíritu, un fantasma, qué eres?
—Soy yo, Ane, la de siempre, aunque de manera distinta, creo.
—¿Y yo? ¿Yo también estoy muerto? —preguntó Jon mirándose a si mismo.
—Tal vez, ¿recuerdas algo antes de estar aquí conmigo?

Jon pensó, se acordaba de encontrarse de pronto en Gorliz y de echar a andar. ¿Y antes? Todo estaba negro y había muchas luces brillantes y pequeñas... Le vino el sonido nítido de una colisión y entonces, recordó el accidente con el coche.

—Me acuerdo de haber chocado en la carretera. ¿Estoy muerto?—preguntó con extrañeza.

Ane le abrazó y él la atrajo más hacia él.

—Si he muerto y esta es la otra vida, me alegro de que que nos hayamos reencontrado —le dijo él al oído.
—¿Te acuerdas cuando nos conocimos, Jon? Fue el mejor fin de semana que recuerdo haber disfrutado. Pensé que había algo entre los dos, nos dimos los teléfonos, incluso yo te llamé por tu cumpleaños pero tú me diste largas.
—Lo recuerdo, Ane pero yo no valoré hasta después lo que habías significado en mi vida. Con el paso del tiempo vi que conocía a muchas mujeres y que aquella conexión que había tenido contigo no me había vuelto a ocurrir con ninguna más. Entonces, era demasiado tarde, supuse y te dejé arrinconada en el olvido. Hasta que te vi de nuevo. ¿Sabes que he ido a tu exposición? Ahora veo por qué no estabas allí.

Ane le acarició la barbilla y acercó los labios a los de él. Jon se dejó hacer porque se dio cuenta que había estado conformándose con algo que no estaba ni a la mitad de altura de aquello que estaba sucediéndole. Le besó con timidez a lo que él le respondió con ímpetu y que fue correspondido en el mismo grado de pasión.
Al separarse él dijo:

— Yo creía que no iba a ser capaz de querer a nadie porque la vida son dos días y me había convencido de que el carpe diem era una buena elección y sin embargo, tú has logrado que cambie de parecer. Debemos recuperar los besos, los momentos, las palabras, todo lo que hemos perdido, Ane. ¿Podrás perdonar lo gilipollas que fui la primera vez? ¿Me darás otra oportunidad?

Ane sonrió ampliamente y contestó:

—Si, claro que sí, si estando muerta, o en el estado en el que sea que me encuentro, te he encontrado, sería una estúpida si te dejara escapar.

Volvieron a besarse con profundidad, con un ansia desmedida sellando así lo que ambos sentían de igual manera.

Bip. Bip. Bip. Bip. Bip.

Ane se separó de Jon con brusquedad de repente. Jon comprobó que ella le miraba asustada.

—¡No quiero irme! —gritó Ane.
—¿Pero a dónde?
—No lo sé, es como si alguien tirara de mí... Oigo de nuevo las voces...

Bip. Bip. Bip. El sonido ascendía y Ane empezó a alejarse de él. Jon alargó la mano para cogerla y tirar de ella pero ella se iba volviendo invisible y no llego a alcanzarla. Bip. Bip. Bip.

—Jon... lo siento...

Bip. Bip. Bip. Silencio. Ane había desaparecido.
Jon miró a su alrededor, continuaba en el bar, todo continuaba como si nada. Pensó que daba igual ya si estaba muerto o no. Si era un sueño o realidad. Sólo quería haber podido retener a Ane con él. Vio a la gente que bailaba a su alrededor, a lo suyo y cerró los ojos enfadado. Deseaba desaparecer él también.

—Hey, hey, ¿estás bien?

Jon quería abrir los ojos pero los párpados parecían estar pegados. La voz masculina volvió a hablar:

—Está volviendo en sí, chicos.

Jon vio la cara de un hombre joven que le miraba con una leve sonrisa. Quiso moverse pero le fallaron las fuerzas.

—Tranquilo, tranquilo,¿cómo te llamas?
—Jon, ¿dónde estoy?
—Jon, soy Asier, médico de emergencias, has tenido un accidente con el coche y debido al choque has perdido la consciencia. Ahora estás en la ambulancia para llevarte al hospital, allí te examinarán mejor.
—¿Me pasa algo?
—No, creo que no pero hay que hacerlo de igual forma. Ahora tranquilo, ¿vale?


Jon se hundió en la camilla. Había vuelto a la realidad que había elegido desde siempre y, por primera vez, se daba cuenta que no le gustaba nada, que esa realidad había cambiado desde que había encontrado a Ane de nuevo, aunque se hubiera empeñado en creer y actuar como que no... Ahora ella no estaba, aunque tenía la esperanza de que tal vez en sus sueños...

El vehículo se puso en marcha y comenzó a oír la sirena exigiendo urgencia.



Continuará...





Si no puedes esperar a la siguiente entrega, dispones de la historia completa a la venta en la plataforma Kindle: REENCUENTRO (España) y REENCUENTRO (U.S.A)





1 comentario:

  1. Me ha encantado... Es triste esa incertidumbre pero entre líneas se ve cierta esperanza. Y ese romanticismo, sea donde sea, en esta vida o en otra, siempre cabe la eternidad.

    Un besazo.

    ResponderEliminar

Si este proyecto te parece buena idea, quieres aportar ideas o tan sólo dejar tu apoyo, aquí tienes tu espacio. Gracias por adelantado.